DSCN2237En el colegio La Salle de Teruel los niños de 1º de Infantil hemos trabajado el proyecto: “Animales de la granja”. Los niños se juntaron por equipos y cada componente  tuvo que traer información del  animal  que le tocó a su grupo, una vez recopilados todos los materiales, cada niño contó a su equipo sus conocimientos, que previamente habían trabajado en clase y en casa con sus papás investigando sobre el tema.

Después de poner en común lo que sabían, por equipos salieron a la asamblea y nos contaron al resto de la clase todo lo que sabían del animal que les tocó investigar,  sus nombres, que sonidos hacen, como se llaman sus crías, que productos alimenticios e industriales producen… También realizaron murales. Esta forma de trabajar novedosa se llama trabajo cooperativo, lo que les hace artífices de sus propios conocimientos.

DSCN2227

Además tuvimos la suerte de poder vivir una experiencia que los niños no van a olvidar. Pusimos en clase una incubadora, donde cada niño colocó dentro un huevo fecundado y hemos podido ver todo el proceso hasta el nacimiento de los pollitos.

Los huevos han estado durante 21 días metidos dentro de la incubadora con calor constante de 37,8 grados y con una bandeja de agua para favorecer el nacimiento, pues de esta forma la cáscara de los huevos estaría más blanda y les costaría menos romperla cuando les llegará el momento de nacer.

DSCN1686

Con un ovoscopio pudimos comprobar si todos los huevos que metimos dentro, tenían pollito o no estaban fecundados.

Justo cuando llevaban 21 días dentro empezamos a oír piar a algún pollito y pudimos ver como al principio empiezan a picar un poquito el huevo, hasta que pasadas unas horas lo rompen y pueden salir del cascarón.

Como los pollitos nacen mojados, permanecen durante 24 horas más dentro de la incubadora para secarse, y pasado este tiempo los sacamos a un cajón con serrín que tenía una bombilla para darles calor estos primeros días de vida. Ya con comida y agua pasaron en clase dos días más viviendo con nosotros.

DSCN1660

Al final los niños que tienen algún abuelo con corral en sus pueblos, se pudieron llevar un pollito para criarlo, aunque al principio deben permanecer bajo el calor de una bombilla durante un mes, momento en que ya se pueden integrar con el resto de pollos y gallinas del corral.

De esta forma hemos aprendido lo importante que es cuidar y respetar a los animales.

Que caritas de emoción y sorpresa hemos podido ver en los niños durante todos estos días, las emociones son las protagonistas y determinan la adquisición de nuevos conocimientos. Acompañando el aprendizaje de emociones positivas mejora la atención, memoria, el lenguaje…

Siempre recordarán esta experiencia, pues sabemos que como mejor se aprende es empleando diferentes recursos presentando la información de forma atractiva para favorecer el aprendizaje. Las experiencias  nos permiten percibir el mundo a través de nuestros sentidos y permiten que el aprendizaje sea mucho más significativo.  

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.