El voluntariado lasaliano ofrece la oportunidad al joven y al adulto de vivir el servicio educativo desde la perspectiva de los niños y jóvenes más necesitados. La vivencia comunitaria es parte integrante del voluntariado.

Los voluntarios/as:

– Son sensibles a los grandes desafíos de nuestro mundo, y optan por darles una respuesta.

– Los servicios que prestan son múltiples, pero el objetivo es único: responder a las necesidades de crecimiento humano y espiritual de los niños, de los jóvenes y también de los adultos.

– Libremente, el voluntario se compromete a serlo durante el tiempo que el programa en el que participa lo establezca, pudiendo ser de largo, mediano o corto plazo.

El mundo lasaliano ofrece una amplia gama de posibilidades de voluntariado. Conocerlas puede responder al deseo de elegir y comprometerse.