reflexiontiempo

¡¡Lo que quieres hacer hazlo ahora!!

Hoy os ofrezco dos “cuentecicos” que pueden servir para ilustrar el enunciado como pequeñas reflexiones para la vida.

Vayamos por partes:

1.- Cuentan que en cierta ocasión se encontraron Diógenes y Alejandro Magno cuando éste partía a la India.

Era una mañana de invierno, soplaba una suave brisa  y Diógenes descansaba en la orilla del río, desnudo sobre la arena, tomando el sol. Era un hombre hermoso. Alejandro no podía creerlo y maravillado, dijo:

  • Me ha impresionado. Me gustaría hacer algo por usted.
  • Muévete un poco porque me ocultas el sol. Eso es todo. No necesito nada más.

Alejandro contestó:

  • Si tengo una nueva oportunidad de regresar a la tierra, le pediré a Dios que me convierta en Diógenes.
  • ¿Qué te impide serlo ahora mismo?

Dijo Alejandro:

  • Voy a la India a conquistar el mundo.
  • ¿Y después qué va a hacer? Preguntó Diógenes
  • Después voy a descansar

Diógenes se rió fuertemente y dijo:

-. Estás loco. Yo estoy descansando ahora. No he conquistado el mundo y no veo qué necesidad hay de hacerlo. Si al final quieres descansar y relajarte, ¿por qué no lo haces ahora mismo?

Y te digo: si no descansas ahora, nunca lo harás. Morirás. Todo el mundo se muere en medio del camino, en medio del viaje…

2.- En la trasera de la hojita del 15 de octubre de 1990, traía a colación en siguiente cuentecillo sobre la mesura de cada día:

“Era un hombre que cada mañana iba desde su pueblo hasta la orilla del río para pescar. Cuando había  capturado tres peces emprendía con paso lento el regreso a su casa, donde vivía con su esposa y un hijo.

En el pueblo la gente comentaba esta extraña rutina.

En cierta ocasión llegó un turista que, habiendo observado también lo que nuestro pescador hacía, le preguntó:

  • Perdone, me he fijado en que curiosamente todos los días usted hace lo mismo: Pesca tres peces y entonces se va.
  • Y ¿para qué habría de quedarme?
  • Para pescar más peces.
  • Sólo necesito tres. Somos tres en casa.
  • ¿Nunca ha pensado pescar más?
  • ¿Para qué?
  • Para vender, de modo que pudiera comprar redes y una barca.
  • ¡Para qué?
  • ¡Hombre! Para comprarse una casa más grande, ser rico y hacer todo lo que le gustaría hacer.
  • ¡Lo que me gustaría hacer? Si ya lo hago.

Lo que me gusta es… ¡PESCAR!

Recopilado por el Hno. Félix Benedico

Paterna, 23 de noviembre de 2016

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.