¿Qué es la muerte? ¿Qué es la vida?

Basado en libros de la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, como:

“La rueda de la Vida”, “La muerte un amanecer”…

vida_y_muerte

Todos decimos que estamos seguros que hemos de morir, ¿pero cuándo?

El verdadero problema es que no tenemos una auténtica definición de la muerte. ¿A dónde se va la vida? Si no está aquí ¿dónde está?

Desde la época de los hombres de las cavernas, nadie ha logrado encontrar una definición exacta de la muerte. ¿Qué es morir?

Para la Dra. Elisabeth Kübler-Ross,.. Morir es trasladarse a una casa más bella, se trata sencillamente de abandonar el cuerpo físico como la mariposa abandona su capullo de seda y vuela en libertad.

En “La carta a un niño enfermo de cáncer”, la doctora Elisabeth Kübler-Ross, dice:

“Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer en la Tierra, se nos permite abandonar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa.

Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libre del dolor, de los temores y preocupaciones; libres como una bellísima mariposa y regresamos a nuestro hogar, a Dios”

Tú y Dios escogisteis a tus padres de entre muchísimos que había. Los escogiste, pues querías ayudarlos a crecer y aprender; ellos también pueden ser tus maestros. La vida es una escuela donde se tiene la oportunidad de aprender muchas cosas como: de qué manera tratar a la gente, cómo entender nuestros sentimientos, cómo ser sinceros con nosotros y con los demás.

captura-de-pantalla-2016-11-02-a-las-12-02-33

También podemos aprender a dar y recibir amor.

Y cuando hayamos pasado por todas las pruebas, como en el colegio, nos licenciaremos, esto es, se nos dejará volver a nuestra casa verdadera, a Dios, de dónde venimos todos y donde encontraremos a todos los que amamos, como sucedió en la fiesta de fin de curso.

Esto es el momento de la muerte, cuando dejamos nuestro cuerpo, cuando hemos hecho los deberes y podemos volver a casa.”

(Fragmento del libro “Carta para un niño con cáncer” de Elisabeth)

“Dios es amor incondicional. Después de esta “revisión” de vuestra vida no será Él a quien vosotros haréis responsable de vuestro destino. Os daréis cuenta de que eráis vosotros mismo vuestros peores enemigos, puesto que ahora debéis de reprocharos el haber dejado pasar tantas ocasiones para crecer… Crecer en comprensión, en amor, en todo aquello que aún debemos aprender” (Página 39 de “La muerte un amanecer”)

“Era consciente de que incluso los pacientes más enfadados y más difíciles, muy poco antes de su muerte, empezaban a relajarse profundamente, los rodeaba cierta serenidad y empezaban a librarse del dolor a pesar de tener el cuerpo asolado por el cáncer y lleno de metástasis. Además, justo después de la muerte sus rasgos faciales expresaban una increíble sensación de paz y ecuanimidad y serenidad que yo no podía comprender, puesto que solía tratarse de muertes que acaecían durante una etapa de enfado…” (Conferencias, pág. 87)

“En presencia de esta luz increíble, que la gente llama “Cristo” o “Dios” o Amor” o Luz”…Sabremos que lo único que importa es el amor. Todo lo demás, nuestros logros, nuestros títulos, el dinero que hemos ganado, cuántos abrigos de visón tenemos, es totalmente irrelevante. También se comprenderá que lo que hacemos no es importante. Lo que importa es cómo hacemos lo que hacemos. Y lo único que importa es que lo hagamos con amor. (Conferencias, Pág. 93)

Todos estos textos Elisabeth que estudió, incluso vivió profundamente los últimos momentos de miles de humanos concluyen en lo que dice Jesús: “No estéis intranquilos; mantened vuestra adhesión a Dios manteniéndola a mí. En el hogar de mi Padre hay vivienda para muchos; si no os lo habría dicho. Voy a prepararos sitio. Cuando vaya y os lo prepare, vendré de nuevo y os acogeré conmigo; así donde estoy yo estaréis también vosotros. Y para ir donde voy yo, ya sabéis el camino.

Tomás le dijo:

Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?

Respondió Jesús:

Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie se acerca al Padre sino por mí… (Juan, 14,1-6)

¿No da esto ilusión de vivir la “otra” vida?

Paterna, octubre de 2016

Hno Félix Benedico. f.s.c.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.