Reflexión de abril · La Salle Valencia-Palma
Reflexión de abril · La Salle Valencia-Palma

Era primavera casi, marzo estaba caldeando los ambientes falleros. Sentado en la terraza, en una silla escolar, contemplaba la huerta paternera, y a veces, el deambular de los alumnos de primaria por el patio. La tranquilidad hacía que mi mente quedase semidormida en la paz reinante… ¡Soñaba!…

Una mano ligera suave, amorosa, se posó en mi hombro. Me volví asustado, pensando. ¿Quién será?

Él, sonriente, bonachón reía con alegría, y me dijo:

-. ¿Qué haces, hijo?

-. ¡Abba! Estoy pensando en la grandeza de las plantas, la belleza de tu sol y la importancia que tiene cada cosa en sí misma. Pensaba lo que dijo el Papa Benedicto en Filipinas: “Pecado es olvidar que somos hijos de Dios”.  

-. Qué piensas que es lo importante, ¿el continente o el contenido?

-. Abbá, el estar es importante, pero creo que lo más importante es el ser; y Tú Eres. Recuerdas:”yo soy el que soy”

-.  Hijo, ¿Has pensado la historia aquella del Teólogo? Habla de cómo sois mis hijos. Queréis  ser como Yo y erráis.

Sí. ¡Qué linda es! La voy a recordar, Abba: Erase que se era un…

El profesor “X”, era el teólogo más eminente de su tiempo. Cierto día, su amigo, párroco en una parroquia importante, le pidió una colaboración para el extraordinario de la Hoja parroquial que todos los años repartía al final de verano. El teólogo escribió un artículo sobre ética cristiana, que apareció sin firma en las páginas centrales de la Hoja.

Un alumno de la Universidad católica de aquel país preparaba su tesis doctoral sobre el mismo tema. Casualmente llegó a sus manos aquel sencillo y breve texto y quedó asombrado de su clarividencia y originalidad.

Tenía que aludir a aquellas palabras tan luminosas y, como era de rigor, citar en nota la publicación de la que estaban tomadas: “hoja parroquial de…”

En cuanto el director de la tesis leyó aquella referencia, llamó a su alumno, un muchacho profundo, brillante, con vocación investigadora, para expresarle su extrañeza:

–No irás a mantener esa cita en un trabajo serio, le dijo.

–Querido profesor, es lo mejor que he encontrado sobre el asunto.

–Pero, en todo caso, ¿te imaginas a un “especialista” leyendo esa referencia tan absurda en una tesis doctoral?

–¿Absurda, por qué? No entiendo

— No, no, por nada; sencillamente absurda, ¿no te das cuenta?

— Si suprimo esa cita me veré forzado a suprimir todas las demás: no conozco otra más adecuada ni he encontrado esa idea en ninguna otra parte…

–Pero una hoja parroquial… – insistió el profesor en tono despectivo.

— No me preocupa el continente sino el contenido, y si el continente es pobre, un motivo más para no saltarme la cita.

— No estoy de acuerdo, pero tú eres el autor.

Los censores leyeron la tesis y anotaron el dato para ridiculizarlo en el acto de la defensa. Por lo demás era el único “fallo” que pudieron encontrar en la tesis.

El alumno presentaba una argumentación irrebatible: si el texto es valioso, ¿podemos excluirlo del estudio? Y si no lo excluimos ¿podemos en justicia eludir la cita  y apropiarnos de su contenido?

Ningún profesor acertó a darle una respuesta convincente.

Con el tiempo el joven alumno se convirtió en un maestro indiscutible y mundialmente reconocido por su autoridad. Uno de sus libros: “Deontología del teólogo” comienza así:

“La cultura de la imagen es a la teología lo que las termitas  a un precioso artesonado de madera. Si en nuestra especialidad manda la apariencia sobre el ser, lo mejor que podemos hacer es cambiar de oficio”

 

Me giré… Estaba sólo, el ambiente límpido, tranquilo me hacía reflexionar

Me pregunto: ¿Sirve la historia para nuestra sociedad de hoy?

Hoy vivimos de la imagen, de la apariencia, de lo externo. Nos olvidamos con frecuencia que el valor de la persona está dentro, en el interior… el “Ser”. Lo importante es “Ser”  Y sólo valoramos la apariencia… Y ¡cuántos desengaños!…

 

Paterna, marzo de 2017
Hno. Félix Benedico f.s.c.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.