fbpx

IMG_9833

Roma. Casa per Ferie de la Casa General de La Salle. 14 de septiembre de 2015. Seis y media de la tarde. El Consejo General al completo se reune con los Hermanos Jóvenes de La Salle que se encuentran en Roma para acudir al Encuentro Mundial para Jóvenes Consagrados y Consagradas, convocado por el Vaticano.

IMG_9781

El H. Robert Schiler, Superior General, el H. Jorge Gallardo, Vicario General, los HH. Gustavo Ramírez, Rafael Matas, Ricardo Laguda, Paulo Petry, Pierre Ouattara, Timothy Coldwell, Aidan Kilty, consejeros generales, acompañados del H. Jesús Rubio, secretario de Formación, se reunen con diecisiete Hermanos Jóvenes, provenientes de los distritos ARLEP, Próximo Oriente, Polonia, Bogotá, Antillas-México Sur, y Congo-Kinshasa.

IMG_9779El encuentro comienza con la bienvenida de parte de todo el consejo del H. Rafael Matas, quien cede la palabra al Hermano Superior General, que anima el encuentro y agradece la presencia de los hermanos de todo el mundo y el esfuerzo que supone el desplazarse a Roma en pleno inicio del curso escolar en el hemisferio norte.

IMG_9781

El H. Rafael continúa explicando cuál va a ser la tónica de este encuentro, el espíritu de fraternidad en el compartir, aportar y celebrar vida, las claves sobre las que invita a los hermanos jóvenes que expliquen su situación vital al consejo, en concreto desde los puntos de partida de compartir las “claves” más significativas de la propia vocación cómo Hermanos: motivaciones y experiencias fundantes, cuáles son los retos que en estos momentos consideramos los Hermanos Jóvenes más importantes para un mayor compromiso en la Pastoral de las Vocaciones, especialmente de Hermanos, y cuáles son las esperanzas que tenemos mirando el futuro, como HH. Jóvenes.

IMG_9806
Como símbolo se coloca encima de una mesa convertida en altar una Bíblia, un crucifijo de madera que reproduce la fórmula “Viva Jesús en nuestros corazones. Por siempre”, un corazón rojo y una vela símbolo de la multiculturalidad que conforma a día de hoy el Instituto.
Y para romper el hielo se comienza con una ronda de presentación de cada uno de los asistentes, quienes explican su origen, Distrito de procedencia y comunidad a la que pertenecen. Luego, uno a uno, los distintos hermanos asistentes al encuentro, van manifestando sus experiencias vitales de fe, su compromiso con el legado del Fundador, y su disponibilidad para un futuro, que poco a poco se va acercando y para el cuál, a lo mejor aún, nos falta un poco de rodaje y adaptación. Se coincide con la necesidad de comunidades de referencia para los jóvenes, comunidades que se crean su vocación y sirvan de apoyo para aquellos jóvenes que busca un lugar donde poder compartir algo más, lugares de frontera. La mayoría de los hermanos coincidieron también en aquel hermano que de alguna manera u otra les hizo confrontarse con uno mismo en la búsqueda de su vocación y en el reto que hoy como hermanos afrontamos en el día a día en transmitir el Evangelio.

Una breve oración en el Santuario de La Salle, donde el H. Superior General hace entrega de un pequeño obsequio a cada Hermano Jóven, un pequeño corazón rojo imantado, que simboliza ese corazón ardiente que nos hace vibrar en el seguimiento de La Salle, da paso a una cena alegre y divertida.

Chalas, sobremesa, risas y anécdotas ponen punto final a esta intensa jornada en la Casa General.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información., pinche el enlace para mayor información.Información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies