fbpx

El proyecto humanizador de Dios

Captura de pantalla 2014-11-28 a la(s) 10.16.50

Estos días pasados, a inicios de noviembre, los Hermanos de la Comunidad La Salle de Paterna hemos tenido un tiempo de formación evangélica a cargo del H. Alejandro. El tema parecía rutinario, escabroso: El proyecto humanizador de Dios: el Reino…

¿Es que Dios se preocupa de humanizar al hombre? ¿No sería más de divinizar?

Creo que estas pueden ser ideas de alguien que no lea en directo el Evangelio y se conforme con los cotilleos y comentarios divergentes que circulan…

A mí, me han parecido muy útiles y formativos, muy evangélicos y a tono con Jesús.

Me hizo recordar el capítulo 25 de san Mateo y que se lee en la fiesta de Cristo Rey. ¿Os acordáis?

Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a la izquierda.

Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, y recibid en herencia el Reino que os fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; estaba de paso, y me alojasteis;  desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; preso, y me vinisteis a ver”.

Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?”.

Y el Rey les responderá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, lo hicisteis conmigo”.

¿Dónde está el recuento de “misas”….?

Creo que los textos que he copiado, abajo, tienen mucho que ver con eso y pueden ser útiles para una reflexión personal.

A propósito del ayudar y compartir. Naturalmente que compartir es ayudar: dar limosna, visitar a un enfermo, hacer un favor, etc. Pero ante todo, compartir es.

1.-Cumplir fielmente los deberes profesionales: trabajar bien, no escurrir el hombro, ni buscarse bajas, sino rendir y producir de forma que cada cual entienda y viva su “profesión” como una “vocación”. No se puede alardear de que uno ayuda a los demás si hace mal lo que tiene que hacer porque es un holgazán, un gandul, un embustero, un trepa… ¿Cómo puede compartir un holgazán? Para ser un buen cristiano, antes que nada hay que ser un buen ciudadano.

2.- Cumplir los deberes económicos: pagar los impuestos, no engañar, no ocultar cuentas, ser siempre transparente en asuntos fiscales, ser personas íntegras, no admitir corrupción alguna. Eso es fundamental para que una sociedad y un país funcionen y puedan salir adelante. Robar al Estado es robar a los demás. Es robar a la enseñanza, a la sanidad, a quienes se encargan que un país pueda salir adelante y de que todos vivamos a gusto en tal país. Esto es lo que hace posible que se cumplan los Derechos humanos y se haga posible la igualdad de derechos y deberes de quienes disfrutamos de cuantos nos ofrece la sociedad.

El no cumplimiento de nuestros deberes profesionales y económicos es una manera de robar a los pobres y, desde luego, no es compartir, ni vivir el Evangelio, ni trabajar por el Reino de Dios.

¿No es esto Evangelio puro y duro? ¿No es esto lo que debe hacer un cristiano?

H. Félix Benedico
Paterna, noviembre de 2014

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información., pinche el enlace para mayor información.Información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies