fbpx

Parábola de Jotán

Uno de estos días pasados del mes de julio las lecturas del Oficio de los Salmos ofrecía el texto de  Jueces, 9, 1-21 y me pareció muy oportuno para un reflexión en tiempos de elecciones os lo ofrezco por si os gusta pensar un poco en la vida pasada.

¿No se parece “un mucho” a la presente?

Abimélec, hijo de Gedeón, se fue a Siquem para hablar con sus parientes, y les dijo:

«Convenzan a la gente de Siquem de que es mejor que los gobierne yo, que soy su pariente materno, y no los muchos hijos de Gedeón».

Entonces sus parientes se fueron a hablar con los de Siquem. Éstos decidieron apoyar a Abimélec, y le dieron mucho dinero, el cual sacaron del templo de Baal-berit para que matara a los otros hijos de Gedeón. Abimélec alquiló a unos bandoleros para que lo acompañaran, y fue al pueblo de su padre.

Allí, sobre una misma piedra mató a sus hermanos. El único que se salvó fue Jotam, el hijo menor de Gedeón, porque se había escondido.  Entonces toda la gente de Siquem se reunió con la de Bet-miló, junto al roble sagrado que está en Siquem, y nombraron rey a Abimélec.

Cuando le llevaron la noticia a Jotám, este se puso en la cima del monte Garizím, y gritó con voz potente:

“Escuchadme, señores de Siquém, y que Dios os escuche a vosotros.

Los árboles se pusieron en camino para ungir a un rey que los gobernara.

Entonces dijeron al olivo: ‘Sé tú nuestro rey’.

Pero el olivo les respondió: ‘¿Voy a renunciar a mi aceite con el que se honra a los dioses y a los hombres, para ir a mecerme por encima de los árboles?’.

Los árboles dijeron a la higuera: ‘Ven tú a reinar sobre nosotros’.

Pero la higuera les respondió: ‘¿Voy a renunciar a mi dulzura y a mi sabroso fruto, para ir a mecerme por encima de los árboles?’.

Los árboles le dijeron a la vid: ‘Ven tú a reinar sobre nosotros’.

Pero la vid les respondió: ‘¿Voy a renunciar a mi mosto que alegra a los dioses y a los hombres, para ir a mecerme por encima de los árboles?’.

Entonces, todos los árboles dijeron a la zarza: ‘Ven tú a reinar sobre nosotros’.

Pero la zarza respondió a los árboles:

‘Si de veras queréis ungirme para que reine sobre vosotros, venid a cobijarse bajo mi sombra; de lo contrario, saldrá fuego de la zarza y consumirá los cedros del Líbano’.

Y ahora, díganme:

¿Han obrado ustedes con sinceridad y lealtad al proclamar rey a Abimélec?

¿Se han portado bien con Ierubaal y con su familia, y lo han tratado como se merecía?

Mi padre combatió por ustedes, arriesgó su vida y los libró del poder de Madián, y ahora ustedes se han levantado contra la familia de mi padre, han matado sobre una misma piedra a sus setenta hijos, y han proclamado rey de los señores de Siquém a Abimélec, el hijo de su esclava, aduciendo que es hermano de ustedes.

Después Jotám huyó para ponerse a salvo, y se estableció en Beer, lejos de su hermano Abimélec.

 

Paterna, junio de 2016

Félix Benedico. F.s.c.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información., pinche el enlace para mayor información.Información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies