La familia y la escuela comparten un objetivo común: la formación integral y armónica del niño a lo largo de los distintos períodos del desarrollo humano y del proceso educativo.

Estos dos agentes de socialización aportarán los referentes que les permitan integrarse en la sociedad.

Desde esta perspectiva, el contraste entre la familia y la escuela estimula el desarrollo integral del niño porque recibe influencias de estos contextos educativos diferentes.

La implicación y participación de los padres en el proyecto educativo de La Salle es un rasgo común en nuestros centros y fomenta la colaboración y el buen entendimiento educador-familia.

Las asociaciones de madres y padres impulsan la organización de muchas actividades escolares y tienen la posibilidad de tomar parte en las escuelas de padres que se organizan desde cada centro y/o a través de la página web elaborada y asesorada por el equipo de orientadores del sector. (escueladepadres.lasalle.es)